Razones por las que no dejas ir a tu “casi algo”

Razones por las que no dejas ir a tu “casi algo”

4 motivos por los que no estás soltando esa “relación” que no llegó a ser más, pero que realmente significó mucho para ti

Tal vez te suena familiar esta historia: salieron en unas cuantas citas, se texteaban todos los días, se mandaban memes, videos, tenían “su emoji”, ya te sentías en confianza para abrirte con él y hasta tenían apodos tiernos. De repente... todo acabó. Y ahora, por un motivo que no alcanzas a entender, simplemente no puedes dejar de pensar en todo lo que pudo ser.

“Si bien eres consciente de que las probabilidades de que algo vuelva a ocurrir son pocas, aún tienes esa necesidad de mantenerte conectada aunque tu orgullo te diga que no deberías. Esto se debe a que, según expertos en Psicología humana, nuestros vínculos emocionales son vitales para darnos una sensación de seguridad”, comenta Rocío Cardosa, project manager de AdoptaUnChico. “En ese sentido, es normal que cuando percibas la incertidumbre de la ‘ruptura’ desees aferrarte, a pesar de que realmente no llegó a concretarse una relación como tal”. 

¿Qué más hay detrás y por qué te está costando dejar ir ese ligue? Te presentamos 4 razones que explican por qué no estás soltando esa relación que no fue.

No te sentiste en control 

Sobre todo cuando una parte de ti cree que debiste ser tú quien dijera la última palabra, te molesta el hecho de no haber podido tener un “cierre” adecuado y bajo tus términos.

La sensación de que no estuviste en control de lo que sucedió, o el temor a reconocer que fue un “fracaso”, puede llevarte a aferrarte más si las cosas iban “viento en popa” y terminaron de la nada o sin explicación alguna.

Rechazo a la soledad         

Ya sea porque no has aprendido a lidiar con el abandono u otras inseguridades, o que te sientas un poco sola o nostálgica, las circunstancias suelen conducirte a desear seguir en una dinámica por el miedo a sentir que no tienes a alguien a tu lado, incluso si no era exactamente tu novio, sino solo un compañero. 

Canalizas en esa “relación” otros conflictos      

Cuando no hemos terminado de definir qué es lo que nos molesta o preocupa, en ocasiones proyectamos dichos problemas en ciertos episodios o personas en nuestras vidas.

Es así que si tienes temas sin resolver en otros aspectos (trabajo, familia o algo muy, muy personal) prefieres, consciente o inconscientemente, distraerte con este issue en particular a tener que enfrentar algo quizá más difícil para tu mente y tu corazón.

El dilema del pedestal    

Así como cuando alguien en un desierto ve espejismos, llevar tiempo en un estatus de relación complicado hace que cualquier buen rato parezca un oasis en tu vida amorosa.

En estos casos, con facilidad pones en un “pedestal” a ese ligue y no puedes soltar algo que no necesariamente es lo mejor que has tenido, pero que te dio cierto comfort momentáneo.

“Cualquiera que sea la razón con la que te identifiques, el simple hecho de darte cuenta hará una enorme diferencia y te ayudará a seguir adelante. La gran lección aquí es que aferrarte desencadena sentimientos negativos que te roban oportunidades para comenzar algo nuevo o, peor aún, te evitan reconectar contigo misma”, concluyó la experta de AdoptaUnChico.

 

Sobre AdoptaUnChico

Fundada por los emprendedores franceses Manuel Conejo y Florent Steiner, AdoptaUnChico ha seducido ya a más de 27 millones de personas en todo el mundo, contando con el mismo número de mujeres y de hombres entre sus usuarios. Con un concepto simple como la clave de su éxito, basado en la inversión de roles, la marca continúa su desarrollo internacional en diez países y en dos continentes, manteniéndose femenina, anticonvencional y un tanto transgresora. La versión mexicana fue lanzada en diciembre de 2013.

Disponible a través de su página web AdoptaUnChico y en su aplicación móvil para Android y para iPhone.